Patagonia – Vientos de Cambio (Parte I)

De las cuatro veces que viajé a la Patagonia Argentina, siempre volví cambiada. El famoso viento sin quererlo me empujó a alguna gran decisión que con cada viaje fue de menor a mayor. A la vuelta del primer viaje a mi región favorita del país (en realidad fue el segundo pero Bariloche-viajedeegresados no cuenta) decidí hacer mi primer viaje sola y fuera de América Latina. A fin de ese año, estaba llegando a Estados Unidos para recorrer las dos costas.

Fueron unas típicas vacaciones de verano en la playa. Elegimos con una amiga ir a Las Grutas, en la provincia de Río Negro cuando recién se empezaba a escuchar por tierras bonaerenses las bondades de aquel balneario. Estando ahí encontramos mucha gente de la Patagonia y muchos cordobeses, pero de la provincia de Buenos Aires sólo nos cruzamos a una familia de Lanús. Terrible vergüenza en el boliche era decir “somos de Buenos Aires” porque ya te tildaban de “porteño” y para un conurbano no hay peor insulto (?).

Playa en Las Grutas

Playa en Las Grutas

Estas playas son un mundo aparte a lo que estamos acostumbrados en Argentina. Tiene aguas cálidas, transparentes y el clima de verano parece mas propio de Brasil que del sur argentino, gracias a su ubicación en el Golfo San Matías. La amplitud de mareas en la zona también lo hace algo único: podes tener kilómetros de playa o tenes que agarrar tus bártulos e irte cuando sube. Es bastante extrema la cosa, en ese caso hay que llevar la sillita arriba de los acantilados.

Aunque sea una ciudad balnearia chica, en Las Grutas hay un montón de cosas para hacer. Nosotras elegimos pasar un día en Puerto Madryn que está bastante cerca, caminar por las playas desiertas hasta Piedras Coloradas y hacer la imperdible excursión al Fuerte Argentino.

Navegando por el Golfo Nuevo

Navegando por el Golfo Nuevo

En Puerto Madryn, no era época de avistaje de ballenas pero igual nos fuimos a hacer navegación por la Península Valdés, saliendo desde Puerto Pirámides. Aún así, se pueden avistar aves y lobos marinos. Mi intento de querer bucear se frustró por lo helada que estaba el agua, asique me quedé mirando algo que me mataba de la curiosidad: hoyos que se formaban en la superficie de los acantilados que se llenaban de agua de mar y formaban pequeños ecosistemas llenos de flora y fauna con colores espectaculares. Nunca había visto algo así y mientras el resto buceaba, yo me dedicaba a buscar agujeros con vida propia. A la vuelta, había que recuperarse, asique en el centro de Puerto Madryn que otra opción le queda a uno que tomarse una buena merienda “a la galesa” con te, tortas y pan casero. La ciudad estaba ventosa y el mar bastante bravo asique la caminata por el puerto no duró mucho. Además, habíamos ido sin dormir por culpa del boliche. En el viaje de vuelta, entre el fresco y el sueño, recuperamos algunas fuerzas.

Estos hoyos son increíbles

Estos hoyos son increíbles

De vuelta en Las Grutas, caminando por las playas desiertas que separan a las céntricas de Piedras Coloradas, la marea subió e hizo de las suyas dificultando el camino pero igual llegamos. Son cinco kilómetros aproximadamente pero la experiencia de caminar por playas que están practicamente fuera del alcance del humano está buenísima. El color de las piedras se debe a la alta presencia de un mineral llamado feldepasto y éstas se formaron en el período precámbrico.

Viento y lluvia de fondo en Piedras Coloradas

Viento y lluvia de fondo en Piedras Coloradas

El Fuerte Argentino merece un capítulo aparte. A 42 kilómetros del centro de Las Grutas, fuimos en un vehículo militar reciclado pasando por la playa de El Sótano, donde hay cuevas en las que se pueden encontrar pulpos de tamaño pequeño, que los llaman “pulpitos”; cuando sube la marea llega hasta dentro de las cuevas. Ahí cerca también se encuentra la playa del Cañadón de las Ostras donde hay un trozo de acantilado lleno de fósiles de ostras. Los paisajes son increíbles y también difíciles de acceder sin un vehículo apropiado. Al llegar al Fuerte Argentino (una meseta a ciento y pico de metros sobre el nivel del mar) la mística y la historia se mezclan con la naturaleza: según contaban los guías, en ese lugar se cree que en la época de los Caballeros Templarios uno de ellos llegó misteriosamente a estas costas para salvaguardar el Santo Grial. Podría sonar a un capítulo de El Código Da Vinci, pero de hecho hay una fundación que hace varios años sale de expedición al Fuerte para recolectar pruebas y testimonios de que esto realmente sucedió. Parece un poco fantasioso pero por momentos no podés evitar creerlo. Y la atmósfera del lugar ayuda mucho a la imaginación. Y en un día nublado ni les cuento…

Fuerte Argentino

Fuerte Argentino

La excursión al Fuerte también incluyó asado con el infaltable (¡como lo extraño!) cordero patagónico y nuestra experiencia se pareció bastante a la de un viaje de egresados, Fuimos con un grupo tan divertido que terminamos todos brindado en la camioneta a la vuelta. El vino del almuerzo había ayudado bastante a crear el ambiente pero al alcohol, como a la suerte, también hay que ayudarlo con un espíritu fiestero, asique recuerdo con mucho cariño a toda la gente que nos acompañó, incluso a los guías. Éramos una manga de adolesentes todos.

En la playa del Cañadón de las Ostras

En la playa del Cañadón de las Ostras

El viento patagónico no se ganó la fama porque sí. Es fuerte, te empuja, te refresca la mente, te despeja los nubarrones, hace volar los miedos como si fueran las casas del cuento del Mago de Oz. Ese año me empujó hasta el norte de nuestro continente. Otros años me empujaría a decisiones más radicales…

Una de las imágenes mas lindas del viaje...

Una de las imágenes mas lindas del viaje…

SI QUERES IR A LAS GRUTAS…

  • Como llegar: En auto por la ruta 3, en micro hasta la terminal de ómnibus de Las Grutas (desde Buenos Aires va la empresa Andesmar y son aproximadamente 12/14 horas de viaje). En avión sólo vuela LADE hasta el aeropuerto “Antoine de Saint Exupéry” que se encuentra a mitad de camino entre San Antonio Oeste y Las Grutas.
  • A diferencia de cuando fuimos que la ciudad recién empezaba a despegar en cuanto a infraestructura de hospedaje, hoy encuentran amplia oferta.
  • Para llegar al Fuerte Argentino, si no tienen un vehículo adecuado, la gente de Desert Tracks son los especialistas en el tema. Aun así tengan el vehículo recomiendo ir con los guías.
  • Puerto Madryn: si no van en época de avistaje de ballenas (junio a diciembre) y están parando en Las Grutas, con ir por el día lo creo suficiente. Se encuentra a casi tres horas de viaje hacia el sur, también tomando la ruta 3.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s