Roma, fatto in casa (Parte I) – La musica delle parole

No hay nada más argentino que Italia. O no hay nada más italiano que Argentina. Roma me pareció tan familiar que me daba la sensación de no haber salido de Buenos Aires. Era tan fatto in casa como las pastas del domingo. Los romanos hablan fuerte en cualquier ocasión: en el subte, en la calle, por teléfono, putean al que maneja mal (entiéndase que puteador y puteado manejan mal ambos), les encanta comer bien, abundante con amigos, familia y si es posible, todo fatto in casa. No es cliché como yo creía, en mi último día comprobé que era todo cierto, tan cierto como extremo, como voy a contarles en la Parte III.

Bebedero en Trastevere

Bebedero en Trastevere

Trastevere al azar

Trastevere al azar

Sin quererlo, me salí de los cánones de hospedarse en el centro y tenía el hostel en la zona de Trastevere y aunque Roma es del todo impresionante, Trastevere fue lo que más me gustó. Significa “atrás del Tíber”, atrás del río que cruza la ciudad y a quince minutos de caminata al sur de la Ciudad del Vaticano, ambos en el mismo márgen. Si bien la zona es más “nueva” que la Roma del Coliseo y de Foro, hoy en día parece más antigua que el centro de la ciudad.

Volviendo por una calle cualquiera (resultó llamarse Via del Mascheroni) encontré esta maravilla

Volviendo por una calle cualquiera (resultó llamarse Via del Mascheroni) encontré esta maravilla

Dejé las cosas en el hostel y salí a perderme. no tenía planes. Ya era de tarde y recién empezaba la primavera, era sábado y tenía algunas horas de luz a mi favor. Cuando digo que salí a perderme fue un poco literal porque en mis primeros pasos en Trastevere me fui más atrás del río todavía cuando lo que quería hacer era cruzarlo. Quería llegar a Campo de’ Fiori, quería comer y presentía que ahí estaba el santo grial del mangiare aunque antes y ya que estaba oscureciendo, quería seguir el consejo que me habían dado: “tenés que ver la Fontana di Trevi de noche y de día”. Fui a dejar mi moneda haciendo trampa porque sabía que iba a volver. En una ciudad tan asociada con lo celestial, la Fontana di Trevi era la representación del infierno: gente por todos lados, mucha, agolpada. Aun así, siempre hay un hueco para poder tener la foto, tirar la moneda e incluso sentarse un rato. Después de encontrar una panadería, comprar un sandwich de queso, jamón crudo, brócoli y un pan medio dulzón pegué la vuelta entre la multitud del Campo de’ Fiori. Ya era bien de noche.

Fontana de noche...

Fontana de noche…

...Fontana de día

…Fontana de día

SALÓN COMEDOR FOTOGRÁFICO

Vidriera

Vidriera

Campo de' Fiori

Campo de’ Fiori

Restaurant algo típico

Restaurant algo típico

Gelatto

Gelatto

Panqueque con nutella y nueces con el Campo de' Fiori de fondo

Panqueque con nutella y nueces con el Campo de’ Fiori de fondo

Restaurant en Trastevere

Restaurant en Trastevere

Al otro día, la lluvia fue mi compañera. Bocca della Verità, Foro Romano, Coliseo, Foro de Trajano, Altar de la Patria, la Fontana di Trevi, Piazza Spagna, Piazza Navona, Piazza del Poppolo. Creo que la mayoría sabemos o nos imaginamos qué hacer y ver en Roma. Descúbranla por ustedes mismos. Enamorense. Pierdanse. Escuchen conversaciones ajenas. Cuando escucho hablar a los italianos me acuerdo de la escena de Bastardos sin Gloria cuando Hans Landa reclama escuchar la musica delle parole (la música de las palabras), porque hablan musicalmente, gesticulan hasta que no pueden mas y no querés dejar de escucharlos nunca. Me encanta cantar a los gritos la parte de Pavarotti en “Miss Sarajevo” o algún tema de La Pausini cuando hago limpieza general. Ojalá el idioma oficial del mundo fuera el italiano.

Panorama lluvioso

Panorama lluvioso

Después de la lluvia...

Después de la lluvia…

Peluquería

Peluquería

Empezar Europa por Roma y no por Madrid/Barcelona como hace el grueso de los argentinos fue la mejor decisión. Si, es una ciudad llena de turistas pero si afinan el oído y agudizan la vista van a ver (y oir) lo que les digo. Ese gen italiano que tiene el argento aun viniendo de otro orígen y lo más hermoso, la música de las palabras. Y no les estoy mintiendo. Como prueba a mi favor les puedo decir que la Bocca della Verità no me mordió la mano. (continuará…)

La Boca de la verdad. Cuenta la leyenda que si mentías y ponías tu mano en la boca, eras mordido por esta piedra antigua.

La Boca de la verdad. Cuenta la leyenda que si mentías y ponías tu mano en la boca, eras mordido por esta piedra antigua.

ALGUNOS DATOS PRÁCTICOS

  • Para ir desde el Aeropuerto de Fiumicino al centro de la ciudad tienen buses hasta la estación de Termini, combis puerta a puerta y un tren llamado Leonardo Express, que si bien es un poco caro, viajan hasta Termini directo sin paradas. Desde Termini tienen muchas opciones de transporte para llegar al destino final.
  • Con una misma entrada acceden al Coliseo, al Foro Romano y al Monte Palatino. Para evitar espera recomiendo comprar el ticket en la entrada del Foro Romano ya que obviamente el Coliseo es el que atrae más gente. Creo que en este caso no es conveniente comprar el ticket online con anticipación, además no tienen página oficial.
  • Trastevere además de ser hermosa porque sí, está muy bueno para encontrar todo tipo de lugares para comer y tomar. No se si es más linda de día o de noche, es una decisión que no podré tomar jamás. Otro lugar buenisimo para comer, mas que nada al paso, es el Campo de’ Fiori. La carne es cara asique vayan bien comidos antes de partir de Argentina.
  • Los controles migratorios en Fiumicino parecen bastante relajados. Entré por ahí dos veces, con poca y mucha gente y me sellaron la entrada sin pedirme absolutamente nada. Igualmente, vayan con las cosas en regla (seguro de viaje, etc…) por si acaso.

A ROMA CON -MUCHO- AMOR

Es una triste ironía que me guste tanto el idioma pero no el cine italiano. Por eso, mi película favorita sobre la ciudad es “To Rome With Love” de Woody Allen. Son varias historias que tienen lugar en la ciudad. Si bien siempre asociamos a Woody Allen con Nueva York, últimamente se dedicó a hacer algunas películas en diferentes ciudades y llega a retratarlas muy bien (Vicky Cristina Barcelona; Medianoche en París; Match Point). Está de mas decir que el personaje que hace Roberto Benigni (Leopoldo Pisanello) se come la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s